Taylor Wilson, el físico nuclear adolescente al servicio de Obama – Noticias de Tecnología

Taylor Wilson, el físico nuclear adolescente al servicio de Obama – Noticias de Tecnología.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia futurista

Nitrogen cycle: Difference Engine: End of the electric car? | The Economist

Nitrogen cycle: Difference Engine: End of the electric car? | The Economist.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia futurista

Textbooks round the world: It ain’t necessarily so | The Economist

Textbooks round the world: It ain’t necessarily so | The Economist.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Is the afterlife full of fluffy clouds and angels? – Telegraph

Is the afterlife full of fluffy clouds and angels? – Telegraph.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La imagen con más profundidad del espacio

La imagen con más profundidad del espacio.

Deja un comentario

Archivado bajo Astronomia

La exitosa vacuna contra el cáncer que no se hace pública – elConfidencial.com

La exitosa vacuna contra el cáncer que no se hace pública – elConfidencial.com.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia futurista

Estudian cómo viajar más rápido que la luz… sin superar la velocidad de la luz – Libertad Digital

Al estilo de ‘Star Trek’

Estudian cómo viajar más rápido que la luz… sin superar la velocidad de la luz

Era una posibilidad teórica imposible en la práctica, pero ahora han averiguado cómo construir una nave espacial de impulso Warp.

Así funcionaría el mecanismo para viajar más rápido que la luz. | Harold White

Daniel Rodríguez Herrera 2012-09-19

En la literatura de ciencia ficción y, más tarde, en la pantalla grande y pequeña siempre han existido dos formas de viajar más rápido que la luz. La primera, que podemos ver en La guerra de las galaxias, consiste en “saltar” al hiperespacio, de modo que las naves espaciales puedan viajar de forma casi instantánea de un punto a otro de la galaxia. Otra manera, en cambio, es la empleada en Star Trek y consiste en hacer trampa. La nave físicamente no superaría la velocidad de la luz, pero al distorsionar el espacio-tiempo a su alrededor el efecto sería el del viaje superlumínico.

En 1994 el físico mexicano Miguel Alcubierre demostró que ese viaje era teóricamente posible. Su esquema consistía en una nave con forma de balón de rugby con un gran anillo plano rodeándolo que sería el encargado de curvar el espacio-tiempo alrededor de la nave, creando una región de espacio contraído delante y una de espacio expandido detrás, informa Discovery News. El problema es que para alcanzar esas velocidad haría falta una cantidad de energía equivalente al de convertir a energía un planeta del tamaño de Júpiter, lo que lo hacía inviable.

“Todo lo que existe en el espacio está restringido por la velocidad de la luz”, ha explicado Richard Obousy, presidente de Icarus Interstellar, una organización de científicos e ingenieros sin ánimo de lucro dedicada a investigar el viaje interestelar. “Pero lo bueno es que el espacio-tiempo, la estructura del espacio, no está limitada por la velocidad de la luz”.

Este viernes en el 100 Year Starship Symposium, un encuentro para discutir las posibilidades de un viaje interestelar, el físico Harold “Sonny” White del Centro Espacial Johnson de la NASA anunció haber encontrado la solución. Cambiando la forma del anillo por la de un donut redondeado se podría alcanzar la velocidad de la luz con una cantidad de energía equivalente a 500 kilogramos. Es más, si se hace oscilar la intensidad de la curvatura en el espacio-tiempo, la energía necesaria se reduciría aún más.

Para el físico, estos hallazgos convierten la posibilidad de viajar más rápido de la luz “de imposible en la práctica a plausible y digno de ser investigado”. De hecho, eso está haciendo en su laboratorio, aunque en una escala mínima, empleando un láser para generar una mínima perturbación en el espacio-tiempo.

vía Estudian cómo viajar más rápido que la luz… sin superar la velocidad de la luz – Libertad Digital.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia futurista